Con probadas características, pero según un calendario y un ordenamiento modificado, Perú, Bolivia y Argentina recibirán al Dakar para un desafío marcado por los contrastes. Estos tres países que se instalan como fieles del rally propondrán tres secuencias claramente identificadas en términos de dificultad.