Carlos Sainz ha estado a punto en varias ocasiones y hoy lo consigue. El Matador se adjudica la séptima etapa de este 38º Dakar. Al volan...

sábado, enero 09, 2016 by TheOlbap
Carlos Sainz ha estado a punto en varias ocasiones y hoy lo consigue. El Matador se adjudica la séptima etapa de este 38º Dakar. Al volante de su DKR 2008, el español ofrece una sexta victoria consecutiva a Peugeot, al que solo se le ha escapado el prólogo desde el inicio de la carrera. En la general, Sébastien Loeb le quita de nuevo el liderato a Peterhansel. En motos, Antoine Méo se impone por primera vez en el Dakar, al término de una etapa acortada.

A priori cabría pensar que esta 38ª edición del Dakar está predestinada a una victoria de Peugeot. Sin embargo, más allá de las apariencias, la carrera de los coches ha estado bien reñida entre los tres compañeros que forman parte de este equipo. Sébastien Loeb era el primero en atacar esta mañana, registrando el mejor tiempo en el CP 1. Remataba la faena en el segundo punto intermedio, pero no contaba con la reacción de Carlos Sainz. El antiguo compañero de equipo de Loeb en rally y también campeón del mundo de la disciplina ponía toda la carne en el asador y, a diferencia del piloto galo, no cometía ningún error de navegación en el final de la especial. De esta forma, el piloto madrileño lograba imponerse con una ventaja de 38 segundos. A su vez, Stéphane Peterhansel parecía incapaz de seguir el ritmo y cedía continuamente terreno sin alejarse demasiado. 

Pese a todo, esta jornada se ha visto una vez más marcada por los pequeños contratiempos de Peugeot. Después del problema con el acelerador ayer, Loeb vuelve pasarlo mal hoy. Está vez se trataba de la gestión del turbo, como comentaba en sus declaraciones en meta. Tras Sainz y Despres, la repetición de estos problemillas estará dando más de un quebradero de cabeza a Bruno Famin, director de Peugeot Sport. No cabe duda de que la inspección y la revisión de los DKR 2008 serán extremadamente minuciosas durante la jornada de descanso mañana… Esta noche y hasta el lunes Sébastien Loeb podrá disfrutar del liderato a mitad de camino. Un resultado ya de por sí excepcional. A partir del lunes, empezará la segunda carera. El perfil será más “rally-raid” con navegación y largas sesiones fuera de pista. Se podría decir que ha llegado la hora de la verdad para Sébastien Loeb, Peterhansel, segundo a 2'22, Sainz a 4'50 o incluso Al Attiyah (Mini), pese a estar a 17'36''. Todos llevan una semana esperando que llegue esta parte del recorrido. 

En motos, Antoine Méo, pentacampeón de enduro, que disputa su primer Dakar, se adjudica la etapa de hoy. En esta especial acortada, el piloto francés demostraba su gran capacidad de adaptación a su nueva disciplina de adopción. Su victoria ha sido contundente. En la clasificación general, Paulo Gonçalves (Honda), parado durante más de 10 minutos para ayudar a Matthias Walkner al inicio de la prueba, aumentaba su ventaja sobre Price (KTM) y sobre Svitko (KTM), aunque al tiempo registrado en la especial se le podría descontar el perdido en dicha parada.

La carrera quads también se ha visto acortada y la victoria ha sido para el argentino Lucas Bonetto. La clasificación general no sufre cambios: Alejandro Patronelli, cuarto hoy, sigue a la cabeza, delante de su hermano Marcos a 3'36''. El ruso Sergei Karyakin permanece tercero a 7'51''. 

Eduard Nikolaev ha sido el hombre fuerte del día en la categoría de camiones. Líder de principio a fin de la especial, el piloto de Kamaz se impone por segunda vez después de la victoria del jueves. Aprovechando el “pinchazo” de Hans Stacey (9º a 13'44) Pieter Versluis toma las riendas de la general al volante de su Man. El neerlandés adelanta a su compatriota Gérard De Rooy (Iveco) en 5'31'' y al ruso Ayrat Mardeev (Kamaz) en 10'48''. 


Repost from dakar.com